Zona Zen

Biodanza: una conexión con uno mismo, los demás y el cosmos

De Octubre 9, 2017 Sin Comentarios

La Biodanza es creación del psicólogo y antropológo chileno Rolando Toro. A través de la música, el movimiento y la vivencia en grupo las personas conectan con nuevos sectores de sí mismos y pueden encontrar una nueva relación con los demás y con la naturaleza. Si quieres conocerla, asiste a la sesión que harán Verónica Almarza R., Celeste Vergara y Ronaldo Reis en Expo Buena Salud.

El psicólogo y antropólogo chileno Rolando Toro (fallecido en 2010) contaba que los inicios de la Biodanza están en su trabajo con pacientes de una institución psiquiátrica en la década del ’60, a quienes un día pensó ponerles música y proponerles bailar o moverse como cada uno quisiera. “Mi iniciativa no era crear una disciplina; la idea era alegrarnos. Invité los enfermos, a algunos parientes, puse la música… En ese tiempo, hace tantos años, los tranquilizantes eran escasos, entonces yo pensé que con la música podían tranquilizar el ánimo. Coloqué músicas suaves, lentas, con movimientos en cámara lenta, rondas dulces… Yo veía a los pacientes como en éxtasis”, relató el psicólogo a Cristián Warnken en el programa La belleza de pensar.

Sin embargo, esas melodías tranquilas provocaron el efecto contrario al buscado por Toro. En lugar de disminuir los delirios, éstos aumentaron, y en la noche después de esa primera sesión los enfermos estaban activos, lejos de dormir. El psicólogo decidió probar otro tipo de música y, la vez siguiente, llevó zamba, música tropical y rítmica. “Fue una euforia. Y luego, los delirios disminuyeron y en algunos pacientes, desaparecieron”, relata Toro.

Así, comenzó a combinar danzas y músicas. Los pacientes espontáneamente querían bailar entre ellos, de a dos, en rondas, de a tres; entonces introdujo la línea de afectividad. “De a poco las enfermeras y los ayudantes comenzaron a entrar en la danza. También algunos médicos. Finalmente, me pidieron que hiciera clases de Biodanza a los estudiantes de medicina”, cuenta el psicólogo.

Luego de esas clases Toro emprendió un proceso de consolidación de la Biodanza y  fue haciéndola  conocida en todo el mundo. En Chile, uno de los centros que la imparte es la Escuela de Biodanza Biocéntrica de Santiago dirigida por Pedro Labbé Toro, nieto de Rolando Toro, quien forma facilitadores  de Biodanza en el sistema de Rolando Toro.

Verónica Almarza, Celeste Vergara y Ronaldo Reis.

Verónica Almarza, Celeste Vergara y Ronaldo Reis obtuvieron su certificación luego de tres años de estudios en esta escuela. La sesión que darán en Expo Buena Salud será una muestra del método que cambió sus propias vidas, como cuenta Verónica. “La Biodanza pasa a ser parte de mi  vida hace 16 años por una casualidad.  Hacía tiempo andaba en busca de algo, pensaba en yoga, pilates, cosas conocidas.  Y un día en un cumpleaños una persona que recién estaba conociendo me cuenta de su pasión, la Biodanza.  Sin mayor conocimiento fui a mi primera sesión.  No conocía a nadie,  pero algo tiene Biodanza que las personas te reciben como si fueras un regalo para sus vidas y me hicieron sentir que ése era el lugar que yo buscaba.  La sesión en sí me sorprendía, los ejercicios, la música y el encuentro con los demás hacían que me sintiera cómoda, feliz de estar ahí. Al poco tiempo sentí mis primeros cambios….”, cuenta la seguidora de Rolando Toro.

“Las danzas en la naturaleza son un modo de conectar con lo cósmico. No se trata de mirar una puesta de sol como una postal. El movimiento del sol, sentir como se sumerge en el mar y los árboles cómo danzan con la brisa. Se trata de tener una nueva percepción del universo en movimiento, a través de los sentidos. Es algo así como una educación ecológica; se comprende que somos parte de un cosmos, se comprende que hay que cuidar la naturaleza que es pura vida. La Biodanza crea nuevos modos de abordar la realidad”. Rolando Toro, creador de la Biodanza.

Beneficios de la biodanza

Verónica Almarza, facilitadora de biodanza, entrega algunos de los beneficios de esta práctica:

  • Reestablece el equilibrio psicofísico, reduce el estrés y las tensiones orgánicas y musculares.
  • Optimiza la relación con lo corporal dando fluidez, flexibilidad, potencia, coordinación y ritmo.
  • Al ser una actividad anclada en el aquí y ahora, ayuda a disminuir el parloteo mental, favorece la conexión con la plenitud de la vida, ayuda al encuentro consigo mismo y con los demás, estimula el instinto lúdico, unifica el hemisferio izquierdo y el derecho integrando nuestros potenciales.
  • Fomenta la conexión con la sensibilidad y la poética del encuentro humano.

BIODANZA EN EXPO BUENA SALUD

La actividad se titula “Cuando me encuentro con el otro, comienzo a tener noticias de mí” y estará a cargo de los facilitadores de Biodanza Verónica Almarza R., M. Celeste Vergara y Ronaldo Reis / Viernes 3 de noviembre a las 16:30 hrs.